Educando -Exposición Fotográfica : " Cartagena, su historia y sus gatos "educa | Cartagena

Educando -Exposición Fotográfica :

Qué está pasando?

04/02/2015
En | 1971 | un principio planteamos dar por concluida la Exposición para Reyes, pero allí sigue.
Los personas que han ido adquiriendo fotografías las han ido retirando, y el resto, readaptadas al espacio, están allí para poder disfrutarlas y adquirirlas.
Cualquier foto que os guste se puede volver a encargar.
Solo decírnoslo.
...................................................................................................................................
Esta Exposición se realiza en el marco de un inmueble modernista" El Casón Privado", situado en la C/Marango nº1 (DETRÁS DE TRAFICO,JUNTO AL BARRIO UNIVERSITARIO
Estará expuesta desde el día 20 de Diciembre del 2014 al 5 de Enero del 2014
Todas las fotografías pueden ser adquiridas mediante donativo de 15 euros, con excepción de los números 1,2,3,7,8,9 que son a 30 euros.
Son todas obras de los voluntarios de esta asociación, que sin ser profesionales de la fotografía, ni pretenderlo, han sido capaces de mirar a través del objetivo de una cámara con todo el cariño y el respeto que esa otra especie, la felina, merece.
Algunas están especialmente conseguidas, pero todos, absolutamente todas tienen una historia detrás y haberlas escogido atiende a nuestra línea de actuación, atender a los animales, a las personas que atienden a los animales, y educar a cada paso, soñando con un día en el que la palabra RESPETO cobre forma cuando de otras especies animales se trate.
Hemos pensado que las fotografías se puedan adquirir y si hay alguien interesado en alguna de ellas se puedan encargar.
Quizá alguno se pregunte porque volvemos a retomar el tema de las exposiciones.
¿Por qué volvemos a preparar, un año más, exposición artística atento a las colonias urbanas de gatos de Cartagena?
La respuesta es bien sencilla:
Porque queremos vivir en una ciudad donde ver a un Animal en la calle sea motivo de alegría y no de tristeza y preocupación.
"Porque cuidarles, y atenderles es lo natural, es lo lógico y lo justo". (Marta Muñoz)
Ellos, seres sintientes al igual que nosotros, pero seres menores, legalmente hablando.
Cosas en el mejor de los casos, vil mercadería en otros tantos escenarios, el navideño sin ir mas lejos, a cuyas puertas nos encontramos.
Los gatos están asociados al hombre desde que este decide dejar de ser nómada y sedentarizarse.
Con el cambio de vida llegarán el cambio de hábitos, el control del ganado y de la cosecha, la necesidad de guardar el grano para el invierno, los roedores y otros amigos del grano ajeno y los depredadores de los mismos.
Por pura necesidad las civilizaciones antiguas acabarán conociendo y naturalmente deidificando a unos seres magníficos y dignísimos que son los felinos.
Éstos conocerán su época dorada durante el desarrollo de la Civilización egipcia, siendo expandidos por el Mediterráneo, a pequeña escala, como animales exóticos, vendidos, intercambiados y entregados como ofrendas por fenicios y griegos, (para el hombre egipcio los gatos son sagrados y deben permanecer dentro de las fronteras de Egipto).
Conociendo su verdadera expansión de la mano del mundo romano, pues conforme este va tomando posesión de los distintos territorios que lo compondrán, con ellos va, para guardar el grano con el que alimentar a las legiones, el amigo, el guardian, el fiel e infatigable gato.
Los felinos han conocido días oscuros de manos de la ignorancia y la mala fé de la que ha hecho en este caso que nos ocupa gala la Iglesia católica. Iglesia que les asimiló a los conocimientos naturales e hizo de ellos un ser estigmatizado por malas suertes varias, mala fe, desagradecimientos, etc, que aún hoy, en pleno S XXI, cuando tan avanzados y tan civilizados nos creemos, siguen siendo una realidad y un estigma para ellos.
De la mano de la Iglesia, con el fuego por testigo, fueron diezmados de la misma vieja Europa a la que los habían traido, primero fenicios y griegos y finalmente el pueblo romano, pueblos todos ellos de los que tan orgullosamente nos sentimos herederos.
Con su desaparición llegó la peste negra que asoló Europa de punta a punta convirtiendo grandes extensiones en silencio y olvido. Y otras tantas ciudades en lugares insalubres e inhabitables.
Habrá que esperar a finales del XVIII, principios del XIX para encontrarnos con figuras de la talla del mismo Napoleón, que hablarán de la necesidad de cuidar de los gatos como fieles aliados del hombre en su lucha contra los roedores, de amigos de la salubridad de las ciudades y pueblos, de garantes del grano con el que alimentar al pueblo...
A día de hoy, siglo XXI, aún nos encontramos, vergonzósamente, con políticas que tratan a los felinos como plagas, cuando son justo lo contrario, el antídoto a cualquier plaga ....
Seres mágicos, energéticos, divinos y mundanos ...
Blancos, negros, tricolores, azules o naranjas ...
Pequeños, grandes, sanos y enfermos ...
Todos ellos merecen el mismo RESPETO, el que se ha entregar de una especie a otra apostando por la conviviencia, máxime cuando nosotros, seres humanos, nos sentimos el culmen de la creación y cuando esta especie, la felina, está trabajando para nosotros, como es el caso de los gatos de las Colonias urbanas de Cartagena.
Ciudad esta, ciudad nuestra, de refugios de la guerra civil española, y de catas arqueológicas hechas al calor del boom inmobiliario de hace apenas una década, entradas unos y otras al inframundo, puertas al infierno por las que los roedores, pequeños, medianos y del tamaño de conejos acceden a la ciudad, pudiendo llegar a convertirla en un lugar sucio e insalubre.
Y como custodios de esas puertas unos animales vilmente tratados durante décadas, y aún a día de hoy, en una ciudad donde priman las políticas de exterminio y de vergonzosas subvenciones al matarife.
Ha llegado la hora de mirarnos los hombres a los ojos y en un ejercicio necesario e inaplazable de respeto a nosotros mismos, respetarnos como especie respetando al resto, comenzar a sentir al resto de especies como lo que son, como seres vivos en primer lugar, y como seres sintientes siempre.
Ya lo dijo Gandhi (1869-1948), político y pensador indio, cuyas enseñanzas no dejan frío a nadie:
"Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales".

Cuándo?

10:00 Horas, sábado, 31 de diciembre 2022

Dónde?

Teatro Romano de Cartagena
Parque Torres 30202 Cartagena Spain

Organizador:

Cuatro Gatos Cartagena. Defensa animal., Cartagena

Más eventos en Cartagena